El Desierto de Tabernas fue escenario de la época dorada del western en los 60 y 70. Sin embargo, en la actualidad afronta una realidad muy distinta. En su mejor momento, se llegaron a rodar 50 películas al año, entre ellas grandes títulos como “El Bueno, el Feo y el Malo”, “Por un puñado de dólares” o “Hasta que llegó su hora”. Fue una época gloriosa de esplendor en el que grandes directores como Sergio Leone o Clint Eastwood, entre muchos otros, rodaban en estos parajes. Pueblos enteros participaron como extras o especialistas en algunas películas. Como anécdota, se dice que algunos niños llegaron a ganar más dinero haciendo de extras que lo que cobraban sus padres trabajando en las minas de la zona. En 2016 solo se rodaron 5 largometrajes. La razón es la falta de oportunidades económicas, la falta de conexiones, transportes y servicios que han provocado que la despoblación sea una amenaza para los pueblos del Desierto de Almería que dependen económicamente de Tabernas, reduciendo la población a la mitad en las últimas décadas. Desde el declive del western, los pueblos de la zona del Desierto de Tabernas -considerados remotos según la Unión Europea al estar a más de 45 minutos de una ciudad-, se han visto afectados por la falta de oportunidades laborales, y también por la falta de comunicaciones y servicios. La despoblación no es solo una amenaza sino una realidad. De hecho, existen algunas localidades abandonadas en los alrededores de le la zona, como es el caso de Marchalico, Hueli o Marcheño.

Por eso, “Los cowboys del desierto” es una iniciativa lanzada y patrocinada por la marca de automoción ŠKODA dentro de su proyecto de movilidad social. Pretende concienciar sobre la problemática de la despoblación y plantear una solución: la creación de un servicio de transporte gratuito a modo de diligencia del siglo XXI que vuelva conectar los pueblos del desierto, como Tahal o Senés. Se trataría de un proyecto, además, que estimularía económicamente la zona, impulsando la industria del cine de la región con el patrocinio del Almería Western Film Festival, creado en 2011, con el objetivo de volver a convertir el desierto en un plató de referencia internacional.

Para dar a conocer la iniciativa ŠKODA (que ya fomentó otra iniciativa similar de lucha contra la despoblación en Valdelinares, en 2015, cediendo un vehículo que permitió crear un puesto de trabajo y conseguir que una familia con hijos se mudara a la localidad para evitar el cierre del colegio por falta de niños), ha lanzado, en esta ocasión, una película rodada al estilo western en los escenarios originales del desierto y protagonizada en su totalidad por habitantes reales de los pueblos del desierto. La pieza recuerda el pasado glorioso de la zona, explica su realidad actual y lanza un reto con una mecánica al estilo Change.org: pedir apoyo ciudadano a la iniciativa para poner en marcha el servicio de transporte. 

El proyecto también cuenta con contenido audiovisual adicional, que podrá verse en el Facebook de la marca y en www.luchandocontraladespoblación.com, que relata la vida de los habitantes del Desierto de Almería y las razones por las que es cada vez más difícil vivir en estos pueblos.

http://www.luchandocontraladespoblacion.com/

Ver también nuestro artículo en la revista nº 22 de Coloralia: https://revistatraveling.es/revistas/numero22

Carmen Pineda

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here