La semana pasada, se presentó, en la Embajada Alemana de Madrid, la región de la Alta Selva Negra, un destino no tan conocido en Alemania para el turista español pero que le sorprenderá por la amplia riqueza de su oferta. La Alta Selva Negra, situada al sur de Alemania, fronteriza con Francia y Suiza, en la región de Baden-Wúrttemberg, es una opción ideal para todo tipo de vacaciones.

El lago Titisee

La cuna del Reloj de Cuco y de la Tarta Selva Negra es una zona que posee una naturaleza incomparable, ideal para los amantes de la naturaleza. Desde los paisajes invernales con la Montaña Feldberg, de 1493 metros de altura y su enorme área de deportes de invierno (aquí se creó el primer telesilla del mundo en 1906 y la primera estación de ski) hasta la placidez de los verdes parajes estivales. El lago Titisee, espesos bosques, arroyos, barrancos (como el Wutach, el más grande de Alemania), montañas, son perfectos para que le viajero pueda “desconectar” en plena naturaleza. Senderismo, ciclismo y un sinfín de actividades más servirán para apreciar aún más este entorno.

El clima es perfecto en verano. Fresco sin ser frío permite precisamente todas estas actividades al aire libre sin sudar. Pero, el tiempo también facilita el baño en idílicas piscinas naturales y forestales. De ahí, que sea un destino especialmente indicado para toda la familia, facilitado por la Tarjeta “Hoch schwarzwald”, una experiencia “todo incluido” que permite acudir diariamente a 100 atracciones gratuitas, como el uso gratuito de todos los telesquís de la región, alquiler de coches gratis o la entrada al Parque Acuático Temático y Spa.

Para los que prefieren el turismo más cultural, existen monasterios centenarios, capillas, molinos tradicionales o la catedral de St. Blasien. Las tradiciones de los pueblos de la Alta Selva Negra abarcan fiestas locales, mercadillos, música.

La red de alojamientos es también un punto a tener en cuenta. Desde lo más castizo y acogedor hasta lo más lujoso, con hoteles de 5 estrellas. Existen más de 2000 establecimientos hoteleros, entre los que destacan los “Kuckucksnester Design Apartments”, unas preciosas viviendas vacacionales, con el estilo de madera de la Alta Selva Negra. 

Tarta Selva Negra

Por último, nos queda la gastronomía muy acorde con las especialidades locales. Destacan los restauradores locales del Parque Natural. La Alta Selva Negra es célebre por su jamón, levemente ahumado sobre madera de abeto, por sus espárragos, sus vinos, sus cervezas y sobre todo, por su tarta Selva Negra, elaborada a partir de una base de esponjoso bizcocho con nata, cerezas, chocolate rallado y el famoso “licor de cerezas” de la Selva Negra. Todo ello hace de la Alta Selva Negra un destino culinario de primer orden.

Turismo de la Alta selva Negra: hoschschwarzwald.de- info@hochshwarzwald.de

Carmen Pineda

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here