I love Tokio

In Asia

Robots, Geishas, buena gastronomía, excentricidades, festivales y otras leyendas de Tokio. Un viaje a través del tiempo, en el que espíritu, alma y tradición se fusionan con buen paladar, tecnología y futuro. Una fusión en mitad del caos sincronizado que aún se detiene ante el caminar de unas geishas, que visten de delicada seda.

 

Texto y fotos: Sergi Reboredo

Si abres y cierras los ojos rápidamente te parecerá que has llegado al futuro.  Sin embargo, si escarbas un poco verás que todo ello se ha forjado sin dejar a un lado las tradiciones ancestrales.

 

Paso de cebra de Shibuya
Paso de cebra de Shibuya

 

El barrio de Ginza es sinónimo de lujo. Una larga avenida, con grandes similitudes a la neoyorkina 5º Avenida de Nueva York o sin ir tan lejos a la milla de oro madrileña. Si bien es cierto que este barrio ha perdido puntos en detrimento de Shinjuku o Harajuku sigue siendo un barrio cosmopolita lleno de grandes almacenes, centros comerciales y tiendas de lujo no aptas para todos los bolsillos. Y no es una frase hecha, ya que ni la fruta fresca se salva: plátanos a 3 euros la unidad, sandias a 80 euros la pieza y racimos de uva envueltos en papel de celofán con lacito incluido esperando a que alguien pague una cifra desorbitada y los regale para el día del padre.

Los edificios de Dior, Guchi, Armani, Bulgari rodean un Teatro Kabukiza que se erige como el único estandarte del Japón tradicional en este barrio tokiota. El exterior del teatro Kabukiza conserva su estructura tradicional pero el interior fue reformado en el año 2010 perdiendo el interés arquitectónico, aun así este teatro es el mejor lugar para ver una representación kabuki en todo Tokio, eso sí no lleves la cámara de fotos porque está prohibido tomar fotos en su interior.

Starbucks de Shibuya
Starbucks de Shibuya

 

La lonja de Tsukiji es el mercado de pescado más grande del mundo y se encuentra a unos 600 metros del centro de Ginza, exactamente en Tsukiji y se ha convertido en una de las zonas más visitadas de la ciudad, todo un espectáculo.

Para poder ver la subasta de atún que madrugar mucho ya que solo se admiten 120 visitantes diarios repartidos en dos turnos. A partir de las 9 se puede disfrutar del ritmo frenético de la lonja y darse una vuelta por las callejuelas de los alrededores, donde se venden desde utensilios de cocina hasta alimentos envasados y, por supuesto, pescado y algas secas. Las fotografías tampoco son vistas con demasiado agrado en el interior aunque les resulta prácticamente imposible evitar que los turistas se vayan sin su tesoro más codiciado, las selfies.

Lonja del pescado de Tsukiji
Lonja del pescado de Tsukiji

 

Quizás el cruce de calles más famoso después de Times Square sea el de Shibuya, que ostenta el título de ser el más abarrotado  del mundo, y yo diría que también el más fotografiado. En Shibuya confluyen nada más y nada menos que seis calles, por lo que también se la conoce como Scramble Kousaten (cruce de rutas) Pero Shibuya es también el centro de la cultura joven, donde las chicas gyaru, que suelen ir maquilladas, bronceadas, y peinadas a la última nada, se pasean por los grandes almacenes. Las calles adyacentes son perfectas para encontrar discos, ropa, complementos, clubes, bares y otras fricadas.

Asakusa es uno de los barrios con más historia del centro de Tokio. Los grandes carteles luminosos dejan paso a los templos y el maquillaje es sustituido por atuendos más tradicionales. La entrada a Asakusa se hace a través de la antigua y bella puerta Kaminarimon, “la puerta de los truenos”, de la que pende un enorme farol chino color rojo, y ornamentada con esculturas de madera de los dioses del viento y el trueno. Entre esta puerta  y la puerta Hozomon se extiende la calle más famosa de Asakusa y una de las calles comerciales más antiguas de Japón, Nakamise dori. A ambos lados de la calle se alzan numerosas tiendas con frentes coloridos que venden kimonos, abanicos, sembei (galletas de arroz) y dulces.  Al final de Nakamise dori está Sensoji, el templo más antiguo, famoso, colorido y popular de Tokio. Su construcción terminó en el 645 y está dedicado a Kannon, la diosa budista de la misericordia.

Akihabara es el barrio del anime . Se le conoce también como Akiba o la ciudad electrónica, y está repleto de tiendas de electrónica, de cámaras, videojuegos, ordenadores y de todo tipo de accesorios de anime, manga, disfraces, figuritas, y un largo etcétera.  Miles de tiendas se reparten por el barrio, algunas de varias plantas,   como Yodobashi Akiba, pero también otras cadenas más especializadas con infinidad de sucursales y fantásticas promociones, como Sofmap o Laox, en donde será muy fácil que nos asesoren en varios idiomas.

Maquinas de Pachinko
Maquinas de Pachinko en el barrio de Akihabara

 

La nueva torre Skytree  es la estructura más alta de todo Japón con sus 634 metros, además de ser la torre de comunicaciones más alta del mundo. Como os podéis imaginar es uno de los mejores lugares en los que conseguir una buena panorámica de la ciudad.

Golden Gai es el mejor lugar en el que acabar el día, donde tomar la última cerveza Sapporo del día. Se trata de un laberinto de callejuelas y estrechos edificios de madera de dos pisos en Shinjuku en los que se apelotonan minúsculos y extravagantes bares. Cada uno tiene una atmosfera diferente, aunque todos tienen en común la excéntrica decoración que les acompaña.

 

Golden Gay
Golden Gai

 

Así como la ciudad derrocha cultura, tradición y modernidad al mismo tiempo, las celebraciones que allí tienen lugar te transportan a tiempos ancestrales.  El Tsukji Shishi Matsuri es uno de estos acontecimientos. Se celebra cada tres años en el mes de Junio y recorre el barrio de Tsukiji a primera hora de la mañana, muy cerca de la lonja del pescado. Dos inmensas cabezas gigantes de león recorren en procesión todo el barrio. Por la tarde se celebra otro festival, el Torikoe Festival, también llamado “Torigoe”. Se trata de otro desfile que involucra además una procesión mikoshi, o lo que es lo mismo para los seguidores del sintoísmo, una capilla portátil. Es mucho más pequeño que otros grandes y afamados festivales como el Kanda Matsuri o el Sanja Matsuri, pero igual de ruidoso y bullicioso. Este, además, cuenta con el mikoshi más grande de Tokio: el Senkan-Mikoshi de cuatro toneladas.

 

El Tsukji Shishi Matsuri
El Tsukji Shishi Matsuri

 

Un gran ejemplo de tradición y modernidad es el Hotel Mandarin Oriental Tokio, ubicado en una torre de 192 metros diseñada por el arquitecto argentino César Pelli que se encuentra en pleno centro histórico de la ciudad, en la región conocida como Edo y que fue la capital original del imperio japonés. El acceso está en la planta baja y tres ascensores ascienden hasta la copa en el piso 38, donde el huésped se registra en recepción con el imponente skyline de Tokio como fondo. Buena carta de presentación para un hotel en el que uno de sus fuertes son sus imponentes vistas, potenciadas por el uso de cristal. Esa fusión de elementos se traduce en un diseño de sus interiores que utiliza la madera tratada de manera artesana tradicional como elemento diferenciador, así como los tejidos y restos de elementos decorativos. Materiales que hacen que tanto en sus 157 habitaciones como en sus 21 suites exclusivas se experimente el lujo nipón en su máximo esplendor. Cuenta con más de una decena de propuestas culinarias entre las que se encuentran tres restaurantes galardonados con estrella Michelin: Signature, dedicado a la cocina francesa; Sense, que ofrece platos cantoneses; y Tapas, donde se realiza la comida molecular con las técnicas más avanzadas. Por supuesto, la comida típica de Tokio también tiene su lugar en el Sushi-Sora, un restaurante donde se prepara sushi al estilo Edo-mae, propio de la capital. Lujo y tradición, dos emblemas del grupo Mandarin Oriental, adquieren en este hotel su punto más refinado, haciendo que visitar Tokio se convierta en una experiencia irrepetible y enriquecedora a partes iguales.

Habitación del Hotel Mandarin Oriental Tokio
Habitación del Hotel Mandarin Oriental Tokio

2 commentsOn I love Tokio

  • Tokio contrasta la vibrante modernidad de la ciudad con la tradición milenaria de su cultura. No hay que perderse detalle, desde el famoso paso de peatones de Shibuya hasta los rascacielos de Shinjuku. Sin duda alguna toda una experiencia, pasear por el mercado de Tsukji, ajetreado y dinámico, para sumergirse después en la serenidad del Santuario de Meiji Jingu. 😉 Un saludo para este portal de i love tokio

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu