Les Angles y Font Romeu, dos joyas del Pirineo oriental

1780
Les Angles, el encanto del pueblo estación
Les Angles, el encanto del pueblo

Aquí las sensaciones se funden con el paisaje

Por Alberto Castillo @acastillobadal

El Parque natural regional de los Pirineos Catalanes

Está situado entre Andorra, España y el Mediterráneo. Emplazado en los Pirineos Orientales entre los 1.500 y los 2.700 metros de altura, que se extiende desde el Alto Conflent, el Capcir boscoso y la Cerdaña francesa. Con una asombrosa diversidad de valles, llanuras, desfiladeros y profundos bosques, cuenta con 7 dominios o superficies esquiables: Font Romeu Pyrénées 2000, Porté-Puymorens, Cambre d’Aze, Laquillane, Les Angles y Formiguéres. En total suman más de 180 kilómetros de pistas de esquí alpino, 250 km de esquí de montaña y más de 120 km de rutas para raquetas de nieve.

 

Hotel le prat de lis les Angles

Si lo que buscas es disfrutar de paisajes increíbles, mucha adrenalina, nieve de calidad, actividades para compartir en familia, sólo o en grupo, una gastronomía sorprendente y un sugerente apress esquí, tu próximo destino está en los Pirineos Catalanes.

El abanico de actividades que ofrecen los Pirineos Orientales satisface  con creces las expectativas de los más exigentes.

 

Les Angles, el encanto del pueblo estación

 

Les Angles, el encanto del pueblo estación
Les Angles, el encanto del pueblo estación

Les Angles es sin duda una de las más estaciones más atractivas de la cadena de los Pirineos y del Capcir, Les Angles es un pueblo singular reconvertido en estación de esquí, cuajado de pequeños hoteles con encanto, residencias a pie de pistas y chalets de madera salpicando el frondoso bosque.

Una estación que por encima de todo es cómoda, ideal para familias en los que algún miembro no se calce las botas de esquí o snow, pues ofrece un sinfín de actividades para vivir de cerca la nieve, ya sea mediante paseos con raquetas, en trineo de perros o en una barbacoa en pistas, o disfrutando de los baños en el spa.

Su facilidad para acceder a las pistas desde cualquier punto del pueblo mediante alguno de los cinco diferentes accesos con los que cuenta permite olvidarse del coche desde la llegada a la estación hasta el final del viaje. Desde las pistas se puede acceder esquiando hasta el mismo centro del pueblo. Los principiantes encuentran en este punto un lugar ideal para iniciarse.

 

Les Angles, el encanto del pueblo estación
Les Angles

Les Angles suma 55 kilómetros de pistas en un desnivel de 800 metros. Su punto más alto, el Pla del Mir se sitúa a 2.400 metros de altitud. Desde su pico se atisba un abrupto paisaje de bosques de pino negro de excepcional belleza por los que discurren descensos aptos para todos los niveles: 14pistas verdes, 9 azules, 14 rojas y 8 negras.

Por su singular superficie boscosa, Les Angles ofrece unas magnificas posibilidades para practicar el esquí fuera de pista o de travesia, Es fácil encontrar espacios vírgenes de nieve perfecta, rodeados de un silencio sólo roto por el crujir de la nieve no pisada.

Es una estación de titularidad municipal y todos sus servicios están pensados para que los beneficios reviertan en el pueblo. Un ejemplo es el servicio gratuito de barbacoa en pistas, un chalet en el que degustar la carne asada a la leña, que puede ser adquirida allí mismo o traída de fuera. Sin duda un acierto.

La amabilidad de todo el personal de la estación es una marca de la casa, ya sea en los remontes, en los restaurantes de la estación o en los alquileres de material.

En Les Angles se puede hacer casi de todo, esquí alpino, esquí nórdico o de fondo, biathlon laser, o snake glise, un divertido trineo colectivo pilotado por un guía que se lanza en hilera durante 5 kilómetros de pistas a ras de suelo y a gran velocidad.

Otra de las actividades para los que buscan emociones fuertes es el buceo bajo el hielo en el lago del pueblo, una experiencia que no deja indiferente.

Ya en el pueblo, un moderno centro termal, el Angleo, ofrece el complemento perfecto para las relajar el cuerpo tras una intensa jornada de nieve. Unas modernas instalaciones con varias piscinas de chorros, zona infantil, hammams, saunas, cueva de sal, cabinas de masajes y la joya de la corona, la piscina exterior con inigualables vistas de la montaña.

El contraste de colores de las luces del pueblo con el skyline de la montaña al anochecer sumergido en el agua termal es una sensación difícil de explicar con palabras. En su parte superior, la bolera y el restaurante bar completan la oferta de apres ski de Les Angles.

 

Font Romeu-Pyrénées 2000, naturaleza por todos sus rincones

Font Romeu-Pyrénées 2000
Font Romeu-Pyrénées 2000

 

Saltamos a la vecina Font Romeu-Pyrénées 2000, una estación de fabulosas vistas panorámicas desde la que se contempla en todo su grandiosidad el macizo de los Pirineos Catalanes. A 1.800 metros de altitud, con un desnivel de 560 metros, encontramos un paraíso para las vacaciones de nieve en familia y muy apta para aquellos que buscan un contacto directo con la naturaleza. Sus 43 kilómetros de pistas, muy variadas, con gran número de verdes y azules, son perfectas para practicar con niños, incluso con una zona para debutantes donde sin pagar forfait puedes coger una cinta de arrastre.

Tres diferentes accesos en coche facilitan la llegada a pistas, muy bien comunicadas entre ellas con variedad de remontes. Una vez allí, sólo hay que dejarse llevar por un entorno que invita al sosiego. Quizá por ello sea La Calme el nombre elegido para identificar el techo de la estación.

La certificación de estación catalogada como ideal para familias no es gratuita. Un parque lúdico de 20 hectáreas ofrece un mundo de posibilidades de diversión a los más pequeños. Un slalom de iniciación donde cronometrar tu tiempo, o un bosque de cuento en el que sortear obstáculos, atravesar setas y esquivar bloques de espuma, son actividades en familia que los más pequeños no olvidarán.

Otra de las divertidas actividades que ofrece Font Romeu es el Snowtubing. Consiste en deslizarte en un neumático gigante, similar a un donut, sólo o en grupo, que alcanza una velocidad endiablada, por una pista especialmente diseñada para esta actividad. La diversión está garantizada

Con 111 kilómetros de pistas y senderos trazados y balizados, la estación de Font-Romeu Pyrénées 2000 ofrece un vasto espacio para la práctica del esquí nórdico. 22 circuitos (7 verdes, 10 azules y 5 rojos) distribuidos entre el Plateau de La Calma y el bosque de los Estanyols. Cuenta, además, con un circuito de Biatlhon en el que probar la puntería con carabinas de aire comprimido tras completar el recorrido.

Uno de los imprescindibles de Font Romeu es la práctica del paseo con raquetas. No se necesita aprendizaje previo y es apta para todos los estados de forma física, pues es el equivalente a una cómoda caminata andando. Hicimos la excursión desde el Plateau de La Calma hasta el refugio del mismo nombre, situado a 2.200 metros de altura. Por el camino, atravesando frondosos bosques de pino negro y surcando llanuras pintadas de blanco inmaculado, encontramos desde personas de avanzada edad hasta madres con pequeños arrastrados por trineo, o familias paseando a su perro en un entorno sencillamente sublime. La recompensa,  una suculenta comida en el refugio donde, una vez más, la atención y el ánimo de agradar de los encargados nos cautivó.

La oferta lúdica de Font Romeu se completa a última hora de la jornada con una experiencia de esquí nocturno, en la zona de Pyrénées 2000, donde una pista roja iluminada permite alargar hasta las 9 de la noche las ganas de nieve.

En Font Romeu tiene su base de operaciones la Asociación Handikraft, una entidad que facilita la práctica del esquí a las personas con discapacidad. En diferentes estaciones  me he cruzado con estos deportistas cuyo afán de superación es un ejemplo para lo demás, pero nunca había tenido la oportunidad de comprender y sentir lo que puede significar para personas con movilidad reducida o con discapacidades psíquicas o sensoriales la práctica de este deporte. Subido en una silla Tándem Flex completamente tumbado y sujeto por varios anclajes de seguridad, dejo que Charlotte Emourgeon, monitora voluntaria de Handikraft deslice el tándem flex por una pendiente no precisamente suave. La sensación de libertad es inigualable; la confianza en el guía, total, a pesar de la velocidad. Es un esquí seguro, que aporta emoción, adrenalina y altas dosis de autoestima, y cuya práctica todas las estaciones deberían facilitar, con personal específicamente formado para ello.

 

 

Más información:

https://es.lespyrenees.net

https://www.altiservice.com/es

Dejar respuesta